¿Está Facebook usando tu cámara y micrófono para espiarte?

¿Algunas vez has sentido que te están observando cuando no hay nadie alrededor tuyo?

Hace varias décadas, si tu respuesta a esta pregunta hubiese sido “si”, los doctores te hubiesen recomendado visitar un psicólogo. Pero el progreso tecnológico tiene una forma graciosa de voltear las situaciones patas arriba. Por ejemplo, a finales del siglo 20, todo el mundo tenía caballo – pero solo los ricos tenían carros.

Hoy, todo el mundo tiene un carro: pero sólo los ricos tienen caballos.

El mismo principio aplica para la vigilancia: Si tú no crees que te están espiando constantemente, entonces es posible que necesites acudir a un psicólogo.

A medida que los publicistas afilan de micro-targeting (micro-segmentación) cada vez más sofisticadas, los usuarios ordinarios de las redes sociales reportan cada vez más coincidencias perturbadoras como la que Jen Lewis le narró al Daily Mail.

Mientras estaba afuera de compras, Lewis y su amiga discutieron sobre si debían comprar una cámara filmadora. Menos de 20 minutos después, la amiga de Lewis revisó Facebook desde su teléfono y descubrió, para sorpresa suya, un anuncio publicitario que le ofrecía exactamente la misma cámara de la que estuvo hablando con su amiga.

Luego, menos de 20 minutos después, un anuncio apareció en el teléfono de Lois, ofreciéndole exactamente el mismo producto. Era del mismo color, mismo modelo, mismo todo.
“Ellos nos están escuchando, nos están observando”
, dijo ella.

“Oh, no seas tonta”, respondí. “¿Quién nos está escuchando? ¿Quién querría escucharnos?

“Hablo en serio”, dijo Lois. “Esto me sucede frecuentemente. Esta no es una coincidencia. Alguien está escuchando nuestras conversaciones. Los publicistas. De alguna forma están escuchando a través de los micrófonos de nuestros celulares”.

Al principio, Lewis no entendió adónde quería llegar su amiga. Pero rápidamente todo se esclareció para ella: ¿Acaso Facebook está grabando sus conversaciones para convertir el contenido de las mismas en material útil para personalizar el direccionamiento de los anuncios publicitarios en tiempo real?

“Mira esto”, dijo Lois, mostrándome su smartphone, donde aparecía un anuncio de una elegante cámara Instamatic. Había aparecido pocos segundos después de que ella abrió su aplicación de Instagram.
Yo puse cara de incredulidad frente a lo que me decía, a lo que ella me preguntó:

¿De qué estábamos hablando hace poco? ¿Allá en la calle?.

Nosotras habíamos estando viendo vitrinas antes de la hora de nuestra reserva de almuerzo, y encontramos una pequeña tienda de dispositivos. Recordé que Lois había comentado algo sobre las cámaras instamatic que estaban en exhibición (sospecho que me dio señales de que le gustaría comprar una para su cumpleaños número 21).

Tuvimos una breve conversación sobre cómo esas cámaras fueron el furor en los 80; compartí un recuerdo que yo tenía de una fiesta navideña en casa de mis padres, donde se escuchó todo el tiempo el ruido característico que éstas cámaras hacían, las cuales solo las podían comprar los invitados más adinerados, quienes agitaban las fotos impresas mientras todos los demás esperaban a que la tinta se secara.

Por supuesto, Facebook y otros mastodontes tecnológicos han negado vigorosamente las acusaciones de que ellos utilizan las cámaras y micrófonos de los celulares para mejorar sus capacidades de micro-segmentar el mercado para acciones publicitarias. Sin embargo, la lucha por el control del mercado de la publicidad digital es tan fuerte que resulta difícil argumentar que no existen incentivos para hacerlo.

Lewis entrevistó a otro individuo que decidió probar si estaba siendo espiado por las plataformas de publicidad, para lo cual apagó su micrófono y cámara. Sorprendentemente, cuando apagó esos periféricos los anuncios hiper-segmentados desaparecieron.

Un usuario de Facebook están tan convencido de que sus conversaciones están siendo monitoreadas que decidió apagar el micrófono de su smartphone – y, como él esperaba, no han vuelto a presentarse “coincidencias extrañas” desde entonces.
Tom Crewe, de 28 años, un administrador de marketing en Bournemouth, sospechó inmediatamente que Facebook lo estaba espiando cuando en Marzo notó un anuncio publicitario que le ofrecía un transplante de barba. Resulta que ese día, hacía pocas horas, había estado bromeando con un colega sobre que ambos conseguirían uno, dado que la barba no les crecía, a pesar de su edad.

“En ese momento yo tenía activa mi aplicación de Facebook. Pocas horas después, me apareció un anuncio que ofrecía transplante de cabello y barba”, dice él.

“Yo de inmediato me pregunté: ¿Por qué estoy recibiendo esta oferta? Yo nunca busqué en Google nada relacionado con “transplantes de barba o cabello”, ni le envié a nadie correos electrónicos hablando del tema, ni hablé con nadie sobre eso en Facebook”.

El hecho de que el anuncio sobre transplante de barba fuera tan inusual y específico lo hizo sospechar de que su teléfono había estado monitoreando la conversación que sostuvo con su colega.

Sus sospechas se confirmaron cuando luego, ese mismo mes, recibió un anuncio publicitario en su teléfono – nuevamente raro y específico – en el que le ofrecían salchichas Peperami.

Por supuesto que, la noción de que los publicistas (ni para qué hablar de las agencias de inteligencia) están grabando cada letra que tecleamos en nuestros dispositivos para tratar de vendernos cosas que realmente no necesitamos,  es algo a lo que nos hemos acostumbrado como sociedad. Pero la idea de que esas mismas instituciones están grabándonos y filmándonos para explotarnos comercialmente, para muchos, es algo que aún es difícil de digerir. Claro, esta práctica reprensible no es explícitamente ilegal, tal como señala Lewis. La verdad es que, la mayoría de las personas autorizan estas actividades cuando se suscriben a las plataformas de redes sociales “sin leer las condiciones de uso que aceptan”.

Monitorear la conducta de los usuarios cuando no están conectados difícilmente es un fenómeno nuevo; a principios del 2017 nosotros destacamos un anunció hecho por Google, en el cual indicaban que empezarían a monitorear el uso que sus usuarios hacían de sus tarjetas de crédito, aún sin usar un computador.

Sin embargo, estos acuerdos son los que nos permiten utilizar Facebook, Instagram y Twitter sin tener que pagar por sus servicios.

Aún así, ¿imagínate cómo reaccionarían estas empresas si la gente empezara a exigir más privacidad y un mayor control sobre la información que está siendo recolectada sobre ellos?”*

DURDEN, Tyler. Diciembre 21 de 2017.  “Is Facebook Using Your Phone’s Camera And Microphone To Spy On You?” Zero Hedge. Estados Unidos. https://www.infowars.com/is-facebook-using-your-phones-camera-and-microphone-to-spy-on-you/  

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn
Skype
Email
WhatsApp

Suscríbete al boletín

Algunos Clientes

© 2018 Tu Marketing Bogotá | Derechos reservados.

Scroll Up